Perforaciones en el oído: rotura del tímpano

¿Has notado molestias en el oído? ¿Y en concreto en el músculo tensor del tímpano? Puede que esta parte del oído haya sufrido algún daño o tenga alguna lesión.

Descubre si sufres una perforación del tímpano y los posibles tratamientos y soluciones cuando se produce una ruptura del tímpano o de la membrana timpánica.

¿Cómo se produce la rotura del tímpano?

Antes de explicar qué es la perforación del tímpano debes conocer un poco más sobre la membrana timpánica. Es la parte que separa el oído externo del oído medio y la que se encarga de vibrar transmitiendo las ondas sonoras en forma de vibración a la cadena de huesecillos en el oído medio.

perforación oído tensor tímpano

Fuente: Wikipedia

¿Pero cómo puede llegar a romperse esta parte que resulta fundamental en el proceso de la audición?

Existen multitud de causas que pueden llegar a provocar una perforación en el oído, y en este caso, de tímpano, una de las zonas más sensibles de nuestros oídos. Sin embargo, los motivos más frecuentes por los que se producen este tipo de lesiones en los tímpanos son:

  • Cambios de presión mientras realizamos una actividad deportiva o ejercicios como el buceo, submarinismo o montañismo. También mientras realizas un viaje en avión o subiendo rápidamente de altura mientras conduces por la montaña. A esta patología se la conoce con el nombre de barotrauma.
  • Sonidos a muy alto volumen o ruidos violentos cerca de nuestros oídos: por ejemplo, en un concierto de música, el despegue de un avión a pocos metros o una explosión. La rotura de tímpano por ruido es una de las más comunes.
  • Introducción accidental de elementos extraños en el interior del oído.
  • Golpes fuertes en el pabellón auditivo.
  • Introducción de pequeños objetos para la limpieza del oído, como los bastoncillos de algodón que no deberías usar para limpiar tus oídos.
  • Infecciones de oído como la otitis.
  • Traumatismos.
  • Por acumulación de mocos (otitis serosa).
  • Fumar. Los cigarrillos obstruyen los vasos sanguíneos del cuerpo humano y también los que forman parte del sistema auditivo.

Sufrir otitis en la infancia es de lo más común. Los niños son más propensos, ya que tienen menor capacidad de respuesta inmunológica ante las infecciones. Por este motivo, hay que mantener la vigilancia y hacer revisiones frecuentes del oído en los más pequeños con el fin de detectar una posible perforación de tímpano en los niños.

¿Cuáles son los síntomas de una perforación del tímpano?

¿Cómo puedes saber si esa extraña sensación que tienes en alguno de tus oídos es como consecuencia de una rotura de tímpano?

Comprueba si tienes estos síntomas y, en caso afirmativo, no dejes de acudir a tu médico especialista para que revise tus oídos y puedan detectar si tienes una posible perforación en el oído.

Toma nota de los más frecuentes:

  • Dolor en la zona del conducto auditivo
  • Secreciones en los oídos (pus o sangre)
  • Ruido o zumbidos en el interior de los oídos con origen desconocido. Los llamados acúfenos
  • Pérdidas de audición, lo que técnicamente llamamos hipoacusia
  • Vértigos o mareos. Al romperse el tímpano, el equilibrio también se ve alterado
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos
  • Disminución de la tolerancia a sonidos normales

¿Qué sucede cuando sufres una perforación del tímpano?

La rotura del tímpano se produce cuando, por cualquiera de los motivos que acabamos de mencionar, aparece un agujero en la membrana timpánica. Una superficie elástica que aísla nuestro oído medio del oído externo y que ayuda a transmitir el sonido a los huesecillos internos de nuestro oído a través de la vibración.

¿Qué problemas o complicaciones puedo tener si el tímpano se rompe?

El efecto más frecuente y perceptible que podemos tener cuando sufrimos una rotura de la membrana timpánica es la pérdida auditiva. Pero también podemos tener más facilidad para tener infecciones en el canal auditivo. No debemos olvidar que el tímpano es también una barrera física y protectora que evita que se cuelen en nuestro oído medio objetos extraños o bacterias que pueden poner en serios riesgos nuestra salud auditiva.

La audición y la protección son dos de las funciones principales del tímpano. Si se ven alteradas está claro que ya no responden al cien por cien. Sin embargo, aparte de estos problemas comunes que surgen por la ruptura, existen otras complicaciones más severas que aparecen si la lesión no se cura pasados los seis meses. Debes conocerlas:

  • Hipoacusia (si el desgarro en el tímpano pasa de ser temporal a continuo)
  • Otitis recurrentes (si la herida no llega a cicatrizar del todo)
  • Colesteatoma (este quiste en el oído medio puede desarrollarse como resultado de una perforación a largo plazo que no llega a curarse)

Diagnóstico profesional

Como siempre existe una prueba clínica asociada a diagnosticar o descartar un problema de oído. En el caso de las perforaciones timpánicas, la otoscopia u otomicroscopia es la prueba designada para localizar la lesión o descubrir si existe. El otorrino se vale de ellas para comprobar el estado de la membrana, la evolución y tamaño de la perforación y el aspecto de la mucosa del oído medio.

Si además existe la mínima sospecha de que hay también rotura o lesión en la cadena de huesecillos, el otorrino prescribirá al paciente pruebas radiológicas para salir de dudas.

La timpanometría y la audiometría suelen realizarse una vez cicatrizada la lesión para poner el tratamiento adecuado.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la rotura de la membrana timpánica?

Si bien es cierto que la perforación del tímpano puede recuperarse sin tratamiento y autocurarse (el cuerpo humano es mágico) es bastante posible que el otorrino te prescriba algún tipo de antibiótico (oral o por gotas) para el tratamiento de infecciones. Y, en el caso de que sientas dolor en el oído, es posible también que te recete analgésicos que ayuden a eliminar el problema.

Deja de buscar en foros remedios caseros para curar el tímpano o tratamientos naturales y ponte en manos de los que saben cómo resolver las consecuencias de las lesiones de oído. La perforación de la membrana timpánica no debe tener un tiempo de curación superior a algunas semanas. Si fuera así, el problema auditivo podría agravarse y necesitar otro tipo de tratamiento o recurrir a la cirugía.

Pero, generalmente, esta lesión en el tímpano se cura en varias semanas y cicatriza en unos meses. Hasta la cicatrización, los cuidados deben ser meticulosos. Ya sabes que cuando se trata de la salud, toda prevención es poca. Aplica estos útiles cuidados hasta que la lesión cicatrice:

  • Mantén el oído seco. Para ducharte o bañar a los niños coloca un tapón de silicona impermeable para evitar que entre agua. También puedes usar, si no tienes tapones en casa, un algodón recubierto de vaselina que haría la misma función.
  • No te limpies los oídos.
  • Evita sonarte la nariz. La presión al sonarse la nariz puede interrumpir el proceso de cicatrización y dañar al tímpano.

Toda precaución es poca cuando se trata del oído. Procura seguir estos consejos sencillos que ayudarán a que tu oído viva sano muchos más años. Tu audición te lo va a agradecer a largo plazo.

Este sitio utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información