Conoce las 10 patologías del oído más comunes

El saber no ocupa lugar. Y mucho menos cuando se trata de la salud de tu oído. Ten bajo control cuáles son las patologías del oído más comunes y protege muy bien a tu audición para mantenerlas lejos todo lo posible, si es que se puede, porque algunas enfermedades de oído aparecen sin previo aviso.

Las patologías pueden afectar al oído externo, al oído interno y existen otras patologías auditivas en niños que también pueden influir en el desarrollo de su audición. Conoce a continuación los problemas auditivos más frecuentes en la población y sus causas. No pierdas detalle.

Otitis: externa, media aguda, secretora y crónica

Para definir qué es la otitis buscaremos su significado en las infecciones. La otitis es una infección producida por agentes bacterianos o fúngicos (hongos) en la parte externa del oído, es decir, se produce una inflamación en el conducto auditivo externo.

La otitis es la enfermedad más común del oído. Es muy probable que tú o tus hijos hayáis tenido otitis en verano, tras las clases de natación o en los meses de frío del invierno. Las causas de la otitis se debe a los agentes patógenos e infecciosos que viven en las aguas contaminadas y que atacan y causan la infección de oído.

Los síntomas de otitis arrancan con un dolor de oído, fiebre, supuración del oído (conocido como otorrea), casos de vértigos e irritabilidad o llanto en los bebés. Como explicábamos antes, la otitis es bastante frecuente en los meses de otoño e invierno si analizamos esta patología de forma epidemiológica y los niños entre los 0 y 7 años es el colectivo más afectado por esta infección.

La infección auditiva más común entre las personas se clasifica en diferentes rangos según la zona del oído en la que afecte (otitis externa o media) o atendiendo a la persistencia de la infección (otitis crónica) u otitis secretora, cuando la infección en el oído medio no se ha curado del todo y sigue habiendo líquido dentro del oído.

Si buscas un tratamiento eficaz contra la otitis, acude a tu médico u otorrino que seguro te recetará antibióticos o descongestionantes nasales o mucolíticos. Sin embargo, el mayor remedio contra la otitis es la prevención. Usa tapones para el baño y tus oídos sufrirán el menor daño posible.

Síndrome de Ménière

La enfermedad de Ménière es una enfermedad del oído interno bastante conocida entre las patologías auditivas. Este trastorno del oído interno suele afectar solo a uno de los dos oídos y es una causa común de la sordera. Los pacientes que padecen la enfermedad de Ménière perciben un ruido en el oído que da origen al tinnitus o los molestos acúfenos.

¿Pero cómo empieza el síndrome de Ménière? Mareos, pérdida de audición que aparece y desaparece y sentir presión y dolor en el oído son algunos de los síntomas más claros que acompañan a esta enfermedad del oído.

Desafortunadamente no se ha descubierto una cura para combatir esta enfermedad. Al igual que ocurre con el tinnitus, los expertos recomiendan distintos tratamientos para ayudar a quienes padezcan la enfermedad de Ménière. Audífonos, medicamentos, diuréticos (para eliminar el líquido del oído) y ejercicios de fisioterapia ayudarán a combatir la ansiedad que produce la continua escucha de ruidos en el oído, respectivamente. Desde ASMES (Asociación Síndrome Ménière España) realizan una labor de concienciación social sobre esta enfermedad encomiable. Trabajan por su visibilidad dando apoyo con testimonios a través de su foro del síndrome de Ménière y respaldando una mayor investigación.

Neuritis vestibular

Va implícito en su nombre. La neuritis vestibular afecta al nervio vestibular situado en el oído interno y encargado de la función del equilibrio del cuerpo. Esta patología auditiva se caracteriza por desarrollar una inflamación del nervio vestibular causada por una infección debido a un constipado, proceso gripal o sinusitis. Sabiendo todo esto, los vértigos hacen su aparición como síntoma del desarrollo de esta enfermedad común del oído.

Ya que esta enfermedad auditiva está relacionada con los vértigos, las náuseas, los vómitos y la inestabilidad también aparecen. Por fortuna, este episodio de vértigos no suele durar más de 48 horas.

Aléjate del estrés, desconecta en ambientes naturales haciendo ejercicios de relajación y acude a tu médico para evitar que queden secuelas tras la neuritis vestibular. Si buscas un tratamiento natural, acude primero a tu otorrino, que seguro te indicará los fármacos o terapias alternativas para curarte.

Barotrauma

Seguro que has notado una presión o cómo se tapona tu oído al subir un puerto de montaña o cuando viajas en avión. Esa sensación tan habitual se conoce con el nombre de barotrauma o barotraumatismo. Los cambios bruscos de presión afectan al oído y se traduce en la enfermedad de oídos taponados.

Recordemos que el oído es un órgano muy sensible que nota los cambios de presión cuando se bucea o mientras despega o aterriza el avión. No te asustes si sientes un pequeño mareo o pierdes algo de audición. Son los síntomas que aparecen con el barotrauma. Eso sí, si la sensación de no oír nada o no oír como antes dura varios días, acude a tu médico para que explore tu sistema auditivo.

Para aminorar los efectos del barotrauma, tienes a tu alcance remedios caseros para adelantarte a los hechos y prevenir el taponamiento de oídos. Beber agua, bostezar o masticar chicle se convierte en el mejor tratamiento para el barotrauma.

Exóstosis

Otra de las patologías auditivas en las que el agua tiene un papel fundamental es la exóstosis. Se trata de un trastorno auditivo que se produce por la exposición prolongada al agua fría. Cuando se recibe el diagnóstico de sufrir exóstosis u oído de surfista, se desarrollan unas formaciones óseas benignas en nadadores en contacto casi permanente con el agua a bajas temperaturas o en personas que se duchan con el agua muy caliente.

Obviamente, teniendo como referencia que la causa proviene del agua, los surfistas y otros profesionales deportistas acuáticos son, principalmente, el colectivo que más afectado se ve por esta patología.

¿Qué síntomas tiene una persona con exóstosis? En la mayoría de los casos que se analizan, los pacientes son asintomáticos. Pero es frecuente que manifiesten: dolor de oído, taponamiento u otitis. La exóstosis se detecta con una revisión periódica de oído y las gotas óticas con antibiótico se usan como tratamiento.

Cofosis

Esta patología auditiva también se conoce con el nombre de anacusia. ¿Pero qué es la cofosis? Para referirnos a ella y explicar esta enfermedad del oído debemos avisar de que es un trastorno poco común en las personas, afortunadamente. El paciente con cofosis experimenta una pérdida total de la audición y no percibe ni escucha ningún sonido.

Los pacientes con cofosis o anacusia, a diferencia de las personas con sordera profunda que sí perciben restos de sonidos, no escuchan absolutamente nada. La causa más común de la cofosis hay que buscarla en los antecedentes genéticos y en otras enfermedades o traumatismos. El tratamiento único que puede devolver la audición a la persona que la sufre es a través del implante coclear mediante cirugía, los audífonos o el implante osteointregado. El médico o audioprotesista decidirá cuál aplicar en base a la causa y alcance de la lesión y edad del paciente.

Colesteatoma

Un quiste en el oído. Esta es la definición más clara de colesteatoma en el oído. Un tumor benigno que crece de forma lenta y progresiva en el oído medio o cerca del hueso mastoides y produce signos de pérdida de audición, casos de vértigos y laberintitis, sordera total de un oído o meningitis. El colesteatoma, a medida que va creciendo, puede destruir el hueso del oído que hay a su alrededor y producir pérdida auditiva leve o moderada del paciente.

¿Qué síntomas notarías para poder pensar que tienes un colesteatoma?

  • Mareos
  • Pérdida de audición progresiva que afecta a un solo oído
  • Supuración frecuente del oído
  • Dolor crónico de oído

A día de hoy, los profesionales de la audiología tienen a su alcance bastantes pruebas para diagnosticar este tipo de quistes. La más feaciente para el diagnóstico es la otoscopia, examen exhaustivo del oído que conviene realizarse de forma periódica, ya que el colesteatoma suele volver a reproducirse en un 10 o 15% de los casos.

En cuanto a su cura, el colesteatoma se trata con antibióticos orales o vía gotas y, en los casos más graves, mediante cirugía para poder extirparlo.

Otosclerosis

Cuando un hueso crece de forma anormal en el oído medio recibe el nombre de otosclerosis. Específicamente, el estribo queda atrapado impidiendo que este vibre y que, por tanto, no se perciba el sonido ni se transmita y dé lugar a la falta de audición. Esta enfermedad del oído no se sabe muy bien por qué sucede. Los expertos barajan que puede ser hereditaria o ser consecuencia de una infección como el sarampión o debido a trastornos del sistema inmunitario. Uno de los síntomas de la otosclerosis pueden ser los acúfenos.

La pérdida de audición es una de sus causas y los pacientes pueden tratarla y mejorarla mediante el uso de audífonos o la cirugía donde se realizará una estapedectomía. Los pacientes pueden recuperar la audición después de operar la otosclerosis en un 98% a corto plazo (un año) y en un 92% a largo plazo (10 años). Para saber el precio de esta operación y resolver tu duda sobre si operarse o no de otosclerosis es bueno, será mejor que consultes con tu médico u hospital de cabecera.

La otosclerosis se diagnostica a través de un examen médico habitual en las consultas de otorrinolaringología.

Otohematoma

¿A que si recibes un golpe lo más probable es que al día siguiente brote un hematoma en la zona donde lo recibiste? Pues también puede haber hematomas en el oído. El otohematoma es producido por la sangre acumulada en el pabellón auditivo debido al golpe en la oreja, sobre todo en deportes como el rugby o el boxeo.

Este tipo de hematoma auditivo no es dañino y es bastante difícil de detectar por las personas que lo tienen. Los únicos síntomas que puede notar el paciente son picor y sensación de calor en la zona del cartílago o la piel. El otohematoma se cura solo y también se pueden aplicar antiinflamatorios para drenarlo o incluso, punzarlo.

Dermatitis seborreica

Otra de las afecciones que puede dañar la piel de la oreja es la dermatitis seborreica. Se trata de una enfermedad muy común en la piel de todo el cuerpo, más frecuente en el cuero cabelludo, cara y la nariz, que presenta síntomas de enrojecimiento e hinchazón de la piel bastante molestos.

Este tipo de dermatitis suele tener su causa en un mal funcionamiento del sistema inmune y su tratamiento es sencillo. La higiene personal ayudará a que este brote en la piel se cure solo.

Aunque existen más enfermedades que se producen en el oído, estas son las más frecuentes entre la población. Es importante que acudas siempre a tu médico u otorrino antes de alarmarte demasiado por sentir alguno de estos síntomas. Los profesionales son los que tienen la última palabra para diagnosticar un problema auditivo.

Este sitio utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información