¿Por qué siento zumbidos en los oídos y presión en la cabeza?

Sentir presión en la cabeza puede ser la causa de tus zumbidos en los oídos. Pero no es la única. Además, esta presión alta puede deberse a otras causas que hay que atender para que la dolencia no vaya más o descartar otras enfermedades auditivas o problemas de salud más graves.

La presión en la cabeza puede traducirse como la situación en la que se siente una especie de dolor y que la cabeza nos va a explotar. Además, pueden aparecer los mareos y puede que te sientas algo aturdido. La tensión alta tiene mucho que ver, pero quizás no sepas que el oído también está involucrado.

No hay duda de que los zumbidos hacen su primera manifestación cuando la presión está alta (lo sentirás en la cabeza), ya que disminuye el flujo sanguíneo y deja sin oxígeno a las células de la cóclea. Estas, las células ciliadas o CCI, tienen como misión transformar la vibración del sonido en impulsos nerviosos que van a parar hasta la corteza cerebral.

Seguro que te quedan dudas sobre las causas de esta presión interna y por ello, te vamos a explicar qué hacer en el caso de que empieces a sentir tu cabeza presionada y, por ende, cómo eliminar los zumbidos.

¿Cuándo tienes presión en la cabeza?

Aunque no lo creas, este tipo de dolor de cabeza es muy común entre la población. Más que nada porque la situaciones que lo provocan no son nada anodinas. En cualquier caso, no deberías preocuparte si el dolor es inferior a las 48 horas. Pero en el caso de sobrepasar esa duración, debes pornerlo en conocimiento de un médico.

Si padeces alguna de estas situaciones, puede que sea una de las causas de notar cómo retumba tu cabeza y sientes esta presión que puede desplazarse, incluso, hasta los ojos.

  • Ansiedad y estrés
  • Tensión alta (hipertensión arterial)
  • Tener Covid-19 o haberlo padecido
  • Por una mala postura
  • Problemas dentales
  • Sinusitis
  • Migrañas o cefaleas
  • Laberintitis
  • Mocos o congestión
  • Al tumbarse o al agacharse
  • Tumor cerebral

No pierdas de vista estas causas que pueden originar una molesta presión de cabeza y que, en algunos casos, resulta incontrolable.

Hipertensión y acúfenos

Es curioso que algunos problemas auditivos guarden relación con otros problemas de salud. La tensión alta y los acúfenos son un ejemplo de ello. Conocemos las causas más comunes del tinnitus o acúfenos: por una exposición prolongada al ruido, tener hipoacusia o pérdida auditiva, tapón de cera y la tensión alta. Tener la tensión arterial por las nubes puede ser causa de que notes cómo aumenta la presión de tu cabeza y por consecuencia, de que empieces a oír zumbidos o pitidos.

Ya sabes que los audífonos pueden ser la herramienta que funcione para aliviar el constante zumbido en los oídos, es decir, una prótesis auditiva puede ser la salvación a tus acúfenos.

comprar audífonos invisibles

Consigue aquí 
el audífono ideal

Confía en nosotros y te ayudaremos a encontrar el audífono ideal al mejor precio, con la mejor atención profesional, financiación gratis y las máximas garantías.

Pruébanos, es gratis
y ahorra hasta 2500€

Causas de la hipertensión arterial

Sabiendo que tener la tensión alta puede darte un aviso en tu salud y en la salud de tu oído, presta atención a estos precedentes que la desarrollan:

  • Tener antecedentes familiares.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Alcoholismo moderado.
  • Ser fumador.
  • Abusar de grasas saturadas y sodio en la alimentación.
  • No realizar ejercicio físico.
  • Tener diabetes.
  • Sobrepasar los 60 años, aunque el riesgo se acentúa tras cumplir los 55.

¿Cuándo se debe acudir al médico?

La tensión es ese fenómeno que hay que tener controlado bajo la vigilancia de un médico. Si eres propenso a que la tensión te suba, acude cada pocos días a tomártela para que desde enfermería puedan llevar un control de tu caso. Además, deberías visitar la consulta de tu médico siempre y cuando no desaparezca la sensación de presión en unos cuantos días y si, además, se añaden estos síntomas complementarios:

  • Pérdida de conciencia.
  • Si te hormiguean o se te adormecen las manos o brazos.
  • Falta de sensibilidad tanto en la lado derecho o izquierdo del cuerpo.
  • Convulsiones.
  • Rostro asimétrico.

Pruebas para detectar la hipertensión

Tras visitar la consulta, puede que el médico te recete algunas de estas pruebas para descartar otras anomalías más graves. Algunas de las más prescritas son:

  • Control en ambulatorio. Desde el centro de salud controlarán la emisión del paciente durante 24 horas analizando la tensión durante el día y la noche con un dispositivo que mide la presión arterial a intervalos regulares.
  • Análisis de sangre y orina.
  • Realización de un electrocardiograma para medir la actividad eléctrica del corazón.
  • Hacer un ecocardiograma para verificar o descartar cualquier indicio de enfermedad cardiaca.

Tratamiento más aplicado

El dolor de cabeza de tipo tensional se manifiesta en forma de zumbidos y presión en la cabeza a ambos lados y en ambos oídos. Buscar el tratamiento adecuado y más efectivo no es tarea sencilla

  • Ruidos blancos para reducir la sensación de zumbidos.
  • Audífonos para los acúfenos.
  • Sesiones de entrenamiento auditivo.
  • Suave masaje en los músculos de la cabeza y cuello para las cefaleas tensionales.
  • Uso de medicamentos (analgésicos) siempre que lo prescriba un médico.
  • Cambia tu estilo de vida: dieta saludable, reduce el alcohol y el tabaco, practica deporte, huye del estrés…para ayudar a tener la tensión en niveles óptimos.
  • Aplica calor (toalla o compresa caliente) y frío (bolsa de gel frío) en la zona del cuello para tratar la cefalea o síndrome tensional o aprovecha las duchas de agua caliente para tratar el dolor.
  • Una buena postura corporal para ayudar a que los músculos no se tensionen.
  • Optar por la medicina alternativa: acupuntura, bioregulación, terapias conductuales…

Remedios saludables

Recuerda que un dolor de cabeza crónico puede interferir en tu vida diaria y en las relaciones que tienes con los demás. Acude a revisiones médicas periódicas y lleva una vida saludable con estos consejos. Tu cuerpo y tu salud van a notarlo especialmente.

  • Sigue una dieta saludable. No te saltes ni omitas comidas (sobre todo el desayuno). Incluye productos en tu cesta de la compra que son buenos para el oído y o te olvides de beber mucha agua durante el día.
  • Practica deporte con regularidad. Realiza ejercicio acorde a tu edad o estado físico y aprovecha para caminar, nadar, ir en bici, hacer running…Hacer ejercicio libera químicos en el cuerpo que actúan como bloqueadores del cerebro.
  • No alteres las horas de sueño. Intenta no hacer uso de las pantallas antes de irte a dormir y procura relajarte antes de ir a la cama.
  • Evita la cafeína. Recurrir a ella puede ser el origen de muchos dolores de cabeza.
  • Reduce o evita el consumo de tabaco. Si la presión en la cabeza disminuye el flujo sanguíneo del cerebro, la nicotina del humo del tabaco, también.
  • Practica yoga o sesiones de relajación.
  • Alivia la tensión muscular con estos trucos para evitar la aparición del síndrome tensional.
  • Lleva un control de los zumbidos y dolores de cabeza. Empieza una especie de diario sencillo y anota qué actividades han hecho y su duración en los días del dolor. Ayudará al especialista a tener un historial de tu caso.

Este sitio utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información