10 consejos para evitar el dolor de oído al viajar en avión

En el momento de viajar en avión y coger un vuelo solemos hacernos varias preguntas. ¿Puedo viajar en avión si estoy embarazada? ¿Y si tengo problemas de oído? Para saber si podemos viajar en avión si tenemos el oído inflamado o tenemos otitis, te recomendamos que sigas estos consejos fáciles de poner en práctica.

Estos trucos van a ayudar a olvidarte del dolor de oído dentro del avión mientras estás viajando.

Déjanos ayudarte y dinos qué necesitas

Taponamiento de oídos al viajar en avión

Viajar es siempre una experiencia inolvidable. Pero en ese trayecto tan placentero, algunos de los órganos de nuestro cuerpo pueden verse afectados. El oído es uno de ellos y es muy recomendable vigilarlo cuando viajamos, por ejemplo en avión o de camino a las montañas.

Muchas veces padecemos algún tipo de molestia o sufrimos algún tipo de mareo al viajar sin saber cuál ha sido la causa. Seguro que te has preguntado más de una vez por qué cuando viajamos en avión nos duelen los oídos y se nos taponan. En el caso concreto de sufrir dolor de oídos a bordo de un avión se debe a que cuando el avión va descendiendo se van taponando los oídos (a mayor altura menor presión). Hoy en día, las cabinas de presión de los aviones están presurizadas precisamente para controlar las variaciones repentinas de presión.

¿Por qué puede doler el oído?

El cambio de altura y de presión es una de las causas por la cual el oído duele o emite pitidos que pueden llegar a convertirse en molestos durante el viaje en avión y tiempo después de poner un pie en tierra tras el aterrizaje.

De menor a mayor gravedad, éstas son las causas más comunes que originan el dolor de oído:

  • Dolor de garganta o de mandíbula
  • Acumulación de cera
  • Cambio de presión atmosférica
  • Infecciones de oído como la otitis
  • Hipoacusia
  • Tinnitus o acúfenos

El oído es, en gran parte, el responsable de la estabilidad y el equilibrio del cuerpo humano. Por lo que es bastante normal sentirse algo mareado y desubicado cuando el oído empieza a doler. Es posible que también empieces a notar algo de dolor de cabeza y de garganta, pero no debes alarmarte más de lo debido. Es muy normal, ya que la trompa de Eustaquio es el tubo del oído medio que conecta a la faringe y al oído.

Barotrauma o barotraumatismo

Pero para poder entender mejor los motivos por los que el oído duele o se tapona durante un vuelo, debes conocer qué es el barotrauma y por qué el cambio de presión que se produce en el avión afecta a los oídos.

El barotraumatismo hace su aparición, sobre todo, cuando el avión despega o aterriza. Sin embargo, también aparece cuando atravesamos altitudes elevadas dentro de un coche, durante un viaje en tren o cuando practicamos buceo.

Según indica la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL), se trata de un trastorno causado por la despresurización de forma brusca de los oídos como consecuencia de un cambio de presión ambiental.

¿Pero cómo podemos saber si tenemos un barotraumatismo?

Los síntomas que vaticinan la aparición de esta patología del oído tan común son muy parecidos a los que producen dolor en el oído: ruidos en los oídos, leve sordera, vértigos y perforación del tímpano o sangrado, ya en los casos más graves. Los síntomas más leves deben (o deberían hacerlo) una vez aterrice el avión, pero si continúan horas o días después, será mejor que revises tu audición a la vuelta de tu viaje.

Revisa gratis tu audición

Comprueba ahora y totalmente gratis tu salud auditiva con un estudio audiológico completo y en un centro de confianza cerca de tu domicilio.

Consejos para evitar el dolor de oídos en el avión

Viajar en avión se convierte en todo un ritual. Si preparamos con mucha antelación el billete de embarque, el pasaporte y todas las especificaciones que nos indica la aerolínea, ¿cómo no vamos a tener en cuenta los consejos que van a ayudarnos a disfrutar de un vuelo placentero sin que nuestros oídos sufran las más mínimas consecuencias?

Debes saber que los momentos clave son el despegue y el aterrizaje. Así que, guarda siempre en tu maleta estos tips y seguro que tus oídos conseguirán también viajar felices y a hacer más llevadero tu viaje y que el cambio de presión afecte lo menos posible a tus oídos:

  • Maniobra de Valsalva. Consiste en intentar exhalar aire con la glotis cerrada o con la boca y la nariz cerradas. El test de Valsalva, como también se conoce a esta maniobra, se usa para crear una forma de expulsar el pus del oído medio.
  • Mascar chicle o chupar un caramelo. El movimiento que se realiza al masticar facilita la compensación de la presión. Tragar con frecuencia o mejor dicho, realizar de manera forzosa o como simulacro esta acción para que se activen los músculos de la trompa de Eustaquio.
  • Beber agua constantemente u otro tipo de líquidos durante el vuelo es otro truco muy fácil para que no se tapone el oído y para mantener el cuerpo hidratado. La acción de beber ayudará a que el aire circule y los oídos aguanten mejor la presión.
  • Bostezar. Provocar el bostezo ayuda a activar los músculos que abren la trompa de Eustaquio. Abrir y cerrar la boca ayuda a evitar el taponamiento auditivo.
  • Evitar dormir cuando el vuelo esté a punto de finalizar y en el despegue. Cuando dormimos, no tragamos tanto como cuando estamos despiertos. Por ello, es más difícil regular la presión de aire en el oído medio cuando estamos durmiendo.
  • Descongestionar la nariz antes de subir al avión. Aplica algún spray nasal o alguna solución salina antes de que el avión aterrice para evitar que luego te duelan los oídos.
  • Usar tapones de oído para viajar en avión. Este tipo de tapones para los oídos equilibran la presión del tímpano en el despegue y el aterrizaje. Puedes encontrarlos en farmacias o centros auditivos.
  • Practicar ejercicios de relajación al despegar y al aterrizar como por ejemplo, respirar lentamente y exhalar por la nariz con la boca cerrada.

En el caso de los niños se recomienda ponerles el chupete durante el descenso o proporcionarles algún líquido para que la deglución aumente y así prevenir el taponamiento de oídos.

Puede que no sepas que estos consejos puedes ponerlos en práctica también al viajar en coche, al subir un puerto de montaña o al conducir por carreteras con diferentes altitudes. Estos trucos ayudarán a saber qué es bueno para destapar los oídos o para conseguir que no se obstruyan.

¿Puedo viajar en avión si tengo otitis?

¿Quién no ha temido ponerse malo justo antes de irse de viaje? Cogerse un resfriado justo antes de volar en un avión es uno de los mayores temores que existen cuando llega la hora de subir las escalerillas. La situación idílica sería no viajar en avión si tenemos esta infección auditiva, pero es poco probable que podamos cancelar o retrasar el viaje y hacerlo cuando ya no tengamos ningún tipo de infección.

Pero bien es verdad que el mayor temor se presenta cuando toca viajar con otitis media o aguda. Tener problemas no supone un problema al volar, pero si en los dos momentos clave que te comentábamos antes (despegue y aterrizaje) cuando aumentan las presiones. En el caso de que la otitis no se haya tratado correctamente con las indicaciones del médico, la persona que viaje con esta infección de oído corre el riesgo de que se le inflame el oído y se rompa la membrana timpánica.

En el caso de que esto ocurra, el dolor en el oído aparecerá y podrá quedarse durante todo el viaje. Es aquí cuando debes visitar la consulta del otorrino. Si notas que sigues sin oír después de unas vacaciones inolvidables, nosotros te conseguimos una revisión de oído gratuita y muy cerca de tu casa.

Este sitio utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información