¿Cómo puedes enseñar a niños sordos?

Si te dedicas a la enseñanza o eres profesor de niños con sordera o pérdida auditiva, necesitas conocer y seguir estos consejos para atender a los alumnos con discapacidad auditiva.

Conoce aquí cuáles son las técnicas y herramientas para enseñar a niños sordos.

 

¿Cómo enseñar a niños sordos?

Ser profesor nunca es fácil, y si además enseñas a niños con sordera, tienes que tener en cuenta algunos consejos para asegurarte de que están aprendiendo correctamente, como el resto de alumnos.

A ciertas edades, los niños son esponjas capaces de absorber todo el conocimiento que seamos capaces de transmitirles. Esto lo saben bien los profesores, acostumbrados a tratar diariamente con toda clase de alumnos, desde los más concentrados a aquellos que se distraen con el vuelo de una mosca. Todos ellos, como decimos, tienen en común una capacidad innata de aprender con facilidad.

Y cuando hablamos de niños con alguna discapacidad auditiva, la situación en la misma. Enseñarles materias algo complicadas como inglés, matemáticas, música o, incluso, los colores puede ser una tarea algo costosa para los niños sordos. En niños con algún tipo de sordera, los profesores tienen el mismo problema con la dificultad de la discapacidad auditiva que pueda tener el alumno. En ningún caso sería correcto pensar que estos pequeños aprenden de una forma diferente al de resto de niños, los que oyen perfectamente. Por supuesto, y dadas las circunstancias asociadas a padecer algún grado de sordera, sí que existen algunos mecanismos de enseñanza que los docentes deben conocer para poder desempeñar su labor.

Metodología para enseñar a niños sordos

Son solo una serie de sencillas pautas, pero servirán de gran ayuda a la hora de trabajar con niños sordos. Entre ellas, destacamos las siguientes:

  • Refuerzo visual. Para ello, la pizarra será nuestro gran aliado. Todo lo que le expliquemos a un alumno con discapacidad auditiva quedará mucho más claro si, a modo de conclusión, lo apuntamos en un esquema sencillo que además puedan grabar en su mente como referencia.
  • Lectura labiofacial. Muchos niños sordos captan la información visualmente, es decir, leyendo nuestros labios. Por ello, es importante tener en cuenta que sus tiempos de aprendizaje son algo más largos que el del resto de alumnos. El profesor debe tener paciencia en articular cada una de las palabras que forman cada lección de forma sencilla y clara y a una velocidad moderada para que el alumno pueda leer los labios. Este tipo de lectura no es algo tan sencillo (en el mejor de los casos la comprensión sólo alcanza al 30% del mensaje).
  • Trabajar en grupo. Precisamente por esa necesidad de tener que concentrarse en cómo se mueven nuestros labios, a la hora de hacer trabajos grupales es conveniente no formar grupos de más de tres o cuatro niños. De esta forma facilitaremos las cosas para todos.
  • Un lugar estratégico. Todos los niños requieren de una atención personalizada en el aula, pero parece justo que aquellos que tienen más dificultad para escuchar dispongan de un sitio privilegiado, a poder ser cerca del profesor y con una buena visibilidad del resto de la clase. Los niños se beneficiarán de la lectura bio-facial.
  • Evitar ciertos tics. El profesor debe procurar no poner obstáculos en la boca que dificulten la comunicación, como por ejemplo: un bolígrafo o la propia mano. El profesor debe procurar no poner obstáculos en la boca que dificulten la comunicación, como por ejemplo: un bolígrafo o la propia mano.

Además de estos consejos, existen materiales visuales que ayudan a facilitar esta comunicación entre profesor y alumno con dificultades auditivas. Estos recursos visuales pueden ser:

  • Mapas
  • Fotografías
  • Recursos tipográficos
  • El uso del ordenador

La vía visual es importante para el desarrollo en el aula de los niños con problemas auditivos. Fomentar esta parte junto con los distintos avances tecnológicos y apps para enseñar a los niños sordos ayudarán en su rendimiento escolar. Los juegos y la adaptación curricular en las clases también beneficia a que el alumno se sienta parte de la clase sin quedar excluido en ningún momento.

Niños son sordera profunda

El recurso visual es aún más importante para los niños a los que se le ha detectado una sordera profunda. Si los profesores tienen en su clase a algún niño con sordera deben potenciar:

  • Poner en práctica el sistema bimodal que consiste en combinar el lenguaje oral junto con la Lengua de Signos.
  • Emplear el recuerdo para ayudar a los alumnos a recordar cómo se pronuncia un fonema y que servirá de apoyo a la lectura labio-facial.
  • El poder de la dactilología. Consiste en emplear la técnica de hablar con los dedos y las manos. En este caso, haremos un “escritura en el aire” para representar las letras de forma manual.

Revisa gratis tu audición

Comprueba ahora y totalmente gratis tu salud auditiva con un estudio audiológico completo y en un centro de confianza cerca de tu domicilio.

La participación del alumno sordo en clase

Una de las preocupaciones más habituales en los profesores es motivar al alumno para que active su participación en clase y con el resto de compañeros. Estas herramientas van a ser de gran ayuda para que los alumnos levanten la mano y quieran participar de las actividades que se desarrollen en el aula:

  • Ser conscientes de que algunas de los alumnos con problemas de audición llevan un audífono. Por lo que oyen mejor, pero no los convierte en oyentes.
  • Intentar comunicar de la forma más expresiva posible. El profesor o ayudante de aula debe apoyarse en el movimiento corporal, gestos naturales, mímica… y otros recursos.
  • Los sordos profundos no oyen muchos de los sonidos que percibe una persona que oye bien y, además, otros les llegan distorsionados. Lo que dificulta su problema del habla. El profesor debe corregirle, pero nunca desanimarles si no consiguen una buena pronunciación. Aquí la figura del logopeda es de vital importancia.
  • Preguntar si el alumnado se ha enterado y ha comprendido bien la lección y los mensajes. Repetir la información con frases más sencillas puede ser la solución para que no aparezca el desánimo.
  • Buscar aulas poco ruidosas que faciliten el proceso de la labiolectura, ya que los ruidos pueden distorsionar los pocos sonidos que un alumno sordo recibe a través de sus audífonos, produciendo interferencias en ellos a veces muy molestas (como por ejemplo, dolor de oído, de cabeza…).
  • Evitar reflejos en la zona de la pizarra y el espacio donde explica el maestro.
  • Apoyo de la psicología para dar ánimos y transmitir seguridad a los chicos y chicas sordos explicando que no pasa nada por equivocarse.
  • Planificar las actividades que se van a realizar previamente. en el aula, ya que algunas pueden ser dificultosas para los niños con pérdidas auditivas (debates, visionado de una película…).

Preparación del material para el profesor

Aunque el profesorado prepara sus clases con antelación sabiendo las características y curso de casa alumno, no está de más que tenga en mente estas pautas si en el curso hay una persona con algún tipo de sordera:

  • No utilizar frases demasiado largas.
  • Facilitar resúmenes escritos para que los niños sordos tengan que tomar apuntes lo menos posible y les ayudará a ordenar y comprender la información.
  • Usar un vocabulario cotidiano y menos técnico.
  • Dividir los temas en partes si son demasiado densos.
  • Usar oraciones causales y condicionales claras.
  • Asegurarse de que el alumno sordo ha comprendido los términos o lecciones importantes. Es importante saber que un alumno oyente necesita entre 30 y 60 exposiciones para aprender una palabra nueva.

Con toda esta información general cabe decir que también, cada maestrillo tiene su librillo, pero estamos seguros de que estos consejos ayudarán a los docentes de pequeños que sufren sordera. Además, para ellos, es recomendable el uso de audífonos para poder oír. Si necesitas más información sobre ellos, no dejes de visitar nuestra web y de contactarnos para cualquier duda que pueda surgirte sobre la audición.

Este sitio utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información