Colesterol: el nuevo enemigo de la audición

¿Por qué el colesterol es importante? ¿Por qué sube y por qué baja? ¿Qué no se puede comer con colesterol? Seguro que te has hecho alguna de estas preguntas. Pero, ¿sabes que el colesterol guarda una relación con la pérdida auditiva?

Descubre cuál es el inicio de esta relación que cobra cada vez más sentido para tu salud auditiva.

Déjanos ayudarte y dinos qué necesitas

Colesterol: el nuevo enemigo de la audición

En la calle, en el mercado o en la consulta del médico hablar de colesterol es lo más normal del mundo. Estamos completamente familiarizados con el término, pero ¿sabemos realmente qué es el colesterol?

El colesterol es uno de los lípidos que tenemos en nuestro cuerpo y uno de los principales riesgos para la salud cardiovascular. Si cómo bajar el colesterol alto es una de las preocupaciones que más rondan por la cabeza de una gran mayoría de adultos, bajarlo a los niveles indicados por los médicos ayudará a que no te encuentres con un problema auditivo. ¿Por qué decimos esto? Porque tener colesterol está relacionado (según los últimos estudios) con tener pérdida auditiva.

El colesterol es la nueva amenaza para la salud auditiva que ha salido a la luz en las últimas investigaciones. En niveles altos puede ser responsable de una pérdida de audición. Por ello, es importante tenerlo controlado mediante un análisis de sangre para evitar desarrollar un problema de audición.

El colesterol aumenta los indicios de hipoacusia

Concretemos el caso. El estudio realizado hace unos años y llevado a cabo por Plos One, analizó la influencia que tiene la obesidad en la prevalencia y el pronóstico de la hipoacusia. Para realizarlo se tuvieron en cuenta datos clínicos como la edad, el nivel de colesterol y triglicéridos y el índice de masa corporal (IMC) de 324 individuos con sordera y 972 sin problemas auditivos.

El resultado de la investigación reveló que quienes tienen niveles de colesterol y triglicéridos altos son más propensos a padecer problemas de audición.

Se detectó que el peso, el nivel de colesterol y triglicéridos y el IMC eran bastante superiores en los pacientes con déficit auditivo en comparación con aquellos con un oído sano. Por otro lado, también se descubrió que los individuos con un IMC superior tenían menos probabilidades de recuperación tras recibir un tratamiento para su pérdida de audición.

Revisa gratis tu audición

Comprueba ahora y totalmente gratis tu salud auditiva con un estudio audiológico completo y en un centro de confianza cerca de tu domicilio.

También se ha investigado la relación entre el colesterol y la pérdida auditiva en las universidades. Investigadores americanos probaron en el oído interno de los ratones, concretamente en las células ciliadas sanas y manipularon los niveles de colesterol.

Las pruebas realizadas tras la revisión de la audición de los roedores indicaban que cuando se reducía el colesterol de las células ciliadas, los ratones manifestaban un déficit auditivo. Y en el caso contrario, al aumentar los niveles de colesterol, su capacidad auditiva mejoraba pero al poco tiempo volvía a deteriorarse.

Tras lo analizado, no pudieron demostrar relación alguna entre los hábitos alimenticios y la pérdida de audición.

Tener el colesterol alto es, por tanto, uno de los muchos síntomas para desarrollar pérdida auditiva. La combinación del colesterol y la falta de audición suele manifestarse con una pérdida de equilibrio que suele confundirse con un episodio de vértigos. Estos problemas de inestabilidad o mareos tienen su significado en algún problema de oído y en los altos niveles de colesterol en sangre.

Los acúfenos –zumbidos y pitidos en los oídos– o la hipoacusia también pueden hacer su aparición en personas que tienen colesterol. Con ello queda claro que el colesterol alto puede ocasionar zumbidos en los oídos.

La hipertensión relacionada con la pérdida auditiva

Tener la tensión arterial por las nubes también puede hacer daño a los oídos (además de a nuestro corazón). En este caso, la hipertensión puede establecer un vínculo con los acúfenos. Desarrollar esos pitidos o zumbidos que son un incordio para nuestro oído puede tener su origen en la tensión arterial alta.

Como lees, la audición guarda relación con distintas variables de la salud. Aparte del colesterol y la hipertensión, también tiene algo que ver con la diabetes, el insomnio o el consumo de tabaco y alcohol.

Alimentos malos para el colesterol 

Estás cansado de leer que comer sano y hacer ejercicio produce beneficios innumerables para tu salud. Pero léelo una vez más y empieza por retirar de la cocina estos productos malos para el colesterol: marisco, carne roja, lácteos enteros, fritos o bollería industrial.

En algunas personas el colesterol sube y siguen a diario una dieta equilibrada. Esto que hace que se pregunten eso de “por qué tengo el colesterol alto si como sano”. No hay duda de que la alimentación saludable ayuda a mantener unos niveles de colesterol buenos, pero existen otros factores que producen la hipercolesterolemia como por ejemplo: diabetes mal controlada, sobrepeso, tiroides muy lenta o la propia genética entre muchos otros.

De lo que no hay duda es de que una vez más, los científicos se encargan de demostrarnos la importancia de la prevención cuando se trata del cuidado del oído. En Miaudífono estamos convencidos de que la clave para evitar problemas de audición pasa por tener unos hábitos de vida saludables y por realizar exámenes periódicos de nuestro estado auditivo.

Llámanos o escríbenos y te conseguimos una cita para evaluar gratis cómo evoluciona tu salud auditiva. ¡Hazlo ahora o cuando quieras!

Fuente:
https://cuidateplus.marca.com/alimentacion/nutricion/2017/06/12/ocho-alimentos-suben-colesterol-143336.html

Este sitio utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información