Noto agua en el oído. ¿Por qué me ha entrado y me duele?

Seguro que más de una vez has dicho eso de “tengo la sensación de agua en el oído” o “me ha entrado agua en el oído y me duele”. Todos hemos pasado por esta situación en la piscina, en la playa o al salir de la ducha. ¿Pero por qué queda atrapada el agua en el oído?

Esta molestia puede deberse a varias causas como por ejemplo, los resfriados o nadar durante mucho tiempo. Te vamos a explicar a continuación cómo sacar el agua del oído con trucos y consejos muy sencillos.

Síntomas y causas de tener agua en el oído

La común situación de tener agua en el oído, como imaginarás, tiene su origen en los baños en la piscina, clases de natación o cuando nos entra demasiado agua en el oído después de ducharnos. En cualquier caso, la secreción de agua en el oído no se debe confundir con la supuración de cerumen, pero pueden compartir estas causas:

Causas más comunes y menos graves:

  • Debido a actividades como la natación
  • Introducción de objetos en el oído (los bastoncillos están incluidos)
  • Uso de gotas para los oídos
  • Infección aguda de oído (otitis media) con perforación del tímpano
  • Otitis media crónica (con perforación de tímpano, colesteatoma o ambos)
  • Otitis externa (infección de oído externo)

Causas más graves e inusuales: 

  • Tumor maligno en el conducto auditivo externo
  • Colesteatoma (tumor benigno en el oído medio)
  • Fractura de la base del cráneo (traumatismo craneoencefálico grave)
  • Otitis externa necrotizante (en pacientes diabéticos o con el sistema inmunitario débil)

Asimismo, los síntomas más frecuentes se resumen en:

  • Pérdida de audición
  • Vértigos
  • Fiebre
  • Síntomas neurológicos (dificultad para ver, hablar, tragar…)
  • Diabetes o inmunodepresión
  • Inflamación y enrojecimiento del oído o alrededor de la oreja

Infección por agua en el oído

La otitis del nadador

Como avisábamos, la infección de oído es una de las causas de que entre agua en el oído. La infección producida en el oído externo se conoce con el nombre de otitis del nadador. En ella, el oído está en contacto durante muchas horas con el agua y provoca dolor, inflamación, picor, secreción con mal olor e incluso, pérdida auditiva debido a una infección bacteriana o fúngica por la acumulación del agua en el oído.

La duración de la otitis del nadador va de los 7 a 10 días, no es contagiosa y poco a poco, con el tratamiento indicado, el dolor va remitiendo a los pocos días de empezar a tratarla. Afecta, principalmente, a nadadores profesionales y a los niños o bebés. La población infantil posee una sudoración más alta y un tamaño menor del conducto auditivo lo que les hace más vulnerables ante este tipo de infección por facilitar la acumulación de agua.

Diagnóstico de la infección auditiva por agua

Las bacterias y los hongos siempre se sentirán como pez en el agua en oídos más húmedos y en constante contacto con el agua. Por ello, detectar la posible infección a tiempo acudiendo al otorrino o médico de cabecera es vital para descartar problemas de mayor gravedad.

Debes acudir a la consulta cuando sientas que: el agua no desaparece por sí solo, si tienes fiebre, dolor de oído o no oyes como siempre.

¿Cómo detectar si hay consecuencias de infección por agua en el oído? El médico usa un otoscopio como método de evaluación. A través de este microscopio con luz, se examina la causa para buscar el tratamiento más efectivo. También se usa la timpanometría como prueba diganóstica y la opción de examen con un otoscopio neumático para ver cómo se mueve el tímpano recibiendo una presión.

Tratamiento profesional

Con los resultados de la evaluación auditiva, el profesional médico dictamina un tipo de tratamiento para sacar el agua del oído. Los más aplicados son:

  • Antibióticos vía oral
  • Gotas óticas antibióticas
  • Analgésicos
  • Descongestionante y antihistamínico

Agua en el oído: solución y tratamiento

10 consejos para sacar el agua del oído

  • No saltes ni sacudas la cabeza

Puede dañar tu salud auditiva y la de tu cerebro debido a las fuerzas de aceleración implicadas en la expulsión del líquido.

  • Aprovecha la fuerza de la gravedad

Inclina tu oído hacia un lado para que el agua caiga.

  • Acuéstate de lado

Puedes dormir de lado dejando que el oído taponado quede al descubierto y puede destaponarse de agua usando la gravedad.

  • Tirar del lóbulo de la oreja

Sacude o frota el lóbulo de la oreja.

  • Seca tus oídos con una toalla

Tras salir de la piscina o de la ducha, seca tus oídos suavemente con una toalla sin presionar sobre el oído. No olvides que el oído se limpia solo, pero aprovecha este momento para hacer la limpieza del oído.

  • Bosteza y mastica

Masticar un chicle o bostezar ayuda a movilizar la zona y ayudar a que el agua empiece a desaparecer del oído.

  • Maniobra de Valsalva

Sigue los siguientes pasos: respira hondo, cierra la boca, aprieta suavemente las fosas nasales con el dedo índice y pulgar y expulsa lentamente el aire por la nariz.

  • Vapor de agua

Date una ducha con agua caliente o usa la sauna. Los vahos de agua caliente también ayudan cubriéndote la cabeza con una toalla sin acercar demasiado la cara al agua. Pasados unos 5 minutos, inclina la cabeza y puede que el oído quede libre de agua.

  • Aplicar un paño caliente

También funciona con una compresa de agua caliente. Humedece el paño y bien escurrido ponlo en la parte exterior de la oreja. Inclina la cabeza hacia abajo y déjalo reposar unos 30 segundos y retíralo más o menos el mismo tiempo. Repite la acción varias veces.

  • Tapones para que no entre agua en el oído

Tapones a medida como protección a la entrada de agua.

Prevención para no tener que quitar el agua del oído

Consejos para evitar la otitis o infección de oído por acumulación de agua y no tener que visitar al otorrino:

  • Usa siempre una toalla para secar la parte externa del oído al salir del agua
  • Usa un secador de pelo a un volumen bajo y a una distancia de seguridad considerable
  • Olvida los bastoncillos de algodón para limpiar los oídos
  • Usa protección auditiva (tapones, gorro o cinta de neopreno)
  • Reduce el tiempo de inmersión en el agua
  • No te bañes en aguas contaminadas
  • Con los cuidados preventivos y consejos adecuados, la acumulación de líquido en el oído no se convertirá en un problema grave de oído.

Este sitio utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información