5 trucos para limpiarse los oídos sin bastoncillos

¿Es bueno usar bastoncillos para los oídos? La pregunta del millón asalta nuestra cabeza cuando llega la hora de limpiarlos. Los bastoncillos son malos -para la salud auditiva y para el medio ambiente-, y aquí vamos a enseñarte cómo limpiarse los oídos sin bastoncillos.

Desde el pasado julio de 2021 no vas a encontrar en los estantes de los supermercados como Mercadona, Carrefour, etc bastoncillos para los oídos. Se han retirado del mercado productos de plástico de un solo uso como platos, pajitas o los propios bastoncillos de algodón. Míralo por el lado bueno: una excusa para cuidar del planeta y también de la salud de tu conducto auditivo.

Te estarás preguntando cómo vas a limpiar tu oído sin estos pequeños bastones de plástico cuando lo llevas haciendo toda la vida desde que eras un niño. No te preocupes por no poder usar tampoco -o ser desaconsejable- bastoncillos reutilizables, de silicona o de bambú. Existen muchas soluciones alternativas que serán la Biblia de tu aseo personal cuando cada mañana procedas a lavarte los oídos. ¿Estás preparado para decir adiós a la práctica habitual y más clásica para limpiar los oídos?

¿Por qué es necesario que el oído se limpie?

La respuesta se encuentra en la cera. El oído produce cerumen por las glándulas ceruminosas que se encuentran en la piel del conducto auditivo externo. Es necesario que la cera esté presente en los oídos porque actúa como mecanismo de defensa (se adhieren las impurezas) y como medida autoprotectora (manteniendo un pH ácido) contra bacterias, hongos y otros agentes patógenos e infecciones auditivas.

La razón por la que desaconsejan los bastoncillos no es porque suponga un peligro al usarlos mal, sino que no debe utilizarse como rutina de higiene. Además, su uso no es muy ecológico, ya que tardan unos 300 años en degradarse y apenas los usamos unos pocos minutos.

5 consejos para limpiar los oídos sin dolor

Deja de preguntarte cómo limpiar tu oído cada día si no es con un bastoncillo y descubre nuevas -y adecuadas- formas para mantener tu oído sano.

No usar nada

¿Te imaginas una parte del cuerpo que se limpie sola? Aunque no lo creas, existe y es el oído. El único órgano que se limpia solo. Su función de autolimpieza se pone en marcha sin la necesidad de que sea necesario emplear ninguna técnica para conservarlo limpio. Con los simples movimientos que hace la mandíbula cuando comemos o hablamos, la cera se va moviendo hacia fuera, hacia la entrada del canal auditivo.

En este caso, sólo será necesario retirarla con un simple pañuelo de papel.

Con agua y jabón

Pese a que el oído se autolimpie, no está de más limpiar el conducto auditivo por estética y buena presencia y por salud. En este caso, la manera correcta de limpiar tus oídos en casa es usar el dedo (índice o meñique) con un poco de agua y jabón y lavarlo sin presionar.  Hazlo suavemente por la parte visible de la oreja sin llegar muy dentro del canal auditivo y sin empujar la cera hasta el fondo y seguidamente sécalo con una toalla no muy gruesa.

Puedes aprovechar el momento del baño o ducha o hacerlo cada mañana mientras te lavas la cara en el lavabo. Repite después la acción detrás de la oreja.

Toalla caliente

Otra alternativa para limpiar bien los oídos consiste en usar una toalla o paño empapado en agua caliente. Debe ser siempre de tejido suave y usarla de la misma forma que usas el dedo al limpiar tu oído: sin ejercer presión ni introducir la toalla muy dentro del oído. Procura que el agua no esté muy tibia para evitar daños posteriores en el canal auditivo.

Gotas

Aquí tenemos dos posibilidades: aplicar unas gotas de aceite mineral o glicerina y, por otro lado, gotas que sirvan para destaponar el oído o porque tu oído produzca más cerumen de lo normal recomendadas por el médico.

¿Cómo se echan las gotas en el oído?

Sigue la receta de tu otorrino y aplica las gotas con la cabeza inclinada para que la solución recorra toda la zona y luego, haz lo mismo pero al lado contrario. Así, la cera saldrá hacia fuera y podrás retirarla con un pañuelo de papel.

Pulverizador auricular

Más que para limpiar el oído, los pulverizadores suelen emplearse para evitar la acumulación o tapón de cera en el oído. Su uso es de lo más sencillo: la solución acuosa se rocía en el oído aplicándose media hora antes del baño o la ducha. Los pulverizadores o sprays del oído se usan tanto en niños como en adultos.

Daños y problemas por el uso de bastoncillos

Esperamos que ya hayas guardado en un cajón todos los bastoncillos que te quedan por casa y empieces a limpiar tus oídos con los consejos que te hemos dado. Si aún no te crees que un bastoncillo puede afectar a tu audición, presta atención a las consecuencias que puede tener seguir usándolos:

  • Pérdida auditiva temporal
  • Tapón de cera
  • Perforación timpánica
  • Secreciones auditivos
  • Irritación de la piel del oído
  • Sangrados
  • Zumbidos en el oído
  • Sensación de líquido en el oído
  • Distorsión de sonidos

¿Qué cosas no debes hacer para limpiar tus oídos?

Apunta bien estos 5 tips que te van a acompañar toda la vida en la higiene de tu salud auditiva:

  • No limpies en exceso el oído
  • Olvida las toallitas húmedas
  • Usa tapones para el baño si practicas natación o vas a sumergirte bajo el agua
  • Haz caso a las señales: pitidos, picor, dolor de oídos…y acude al especialista
  • Y si te resistes a abandonar los bastoncillos, no los introduzcas demasiado dentro del canal del oído

Remedios caseros

Pon siempre en conocimiento de expertos o de tu farmacéutico de confianza, estos tratamientos alternativos antes de que sea demasiado tarde para lamentar un problema auditivo. Los remedios naturales para limpiar el oído que están en boca de todos:

  • Agua y sal o solución salina
  • Aceite de oliva
  • Aceite para bebés
  • Agua oxigenada
  • Agua esterilizada

Ahora que ya tienes una lista con lo que debes y no debes hacer para que tu audición no sufra con la limpieza del oído, no la pongas en peligro. Y recuerda el mantra: si tus oídos están limpios correctamente, también estarán felices.

Contáctanos si tienes alguna duda sobre tus oídos.

Este sitio utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información