Limpieza de oídos: aprende a mantener tu salud auditiva

¿Sabías que el Parlamento Europeo ha acordado prohibir la venta y la fabricación de los bastoncillos de algodón a partir de 2021? Las razones son claras, el uso erróneo de estos bastoncillos puede llegar a perjudicar gravemente el sistema auditivo. Ha habido casos registrados de infecciones por su uso e, incluso, perforaciones del tímpano.

La limpieza de oídos existe más allá de los famosos bastoncillos, en este post te recomendaremos otras opciones menos peligrosas para tus oídos.

Pero antes, debemos tener en cuenta la funcionalidad de la cera en el oído. Ya que, como toda mucosa generada por nuestro organismo, cumple una función de protección, ayudando a evitar la introducción de partículas dañinas en el canal auditivo. A su vez, lubrica el canal y ayuda a expulsar la suciedad y las células muertas.

A continuación, te damos 5 consejos a seguir para mantener limpios y sanos tus oídos:

Consejos fáciles para la limpieza de oído

No introduzcas objetos extraños en tu canal auditivo

Los profesionales desaconsejan totalmente el uso de conos o velas para quitar el cerumen acumulado.

Estos aparatos se venden principalmente en el mercado online y su uso, sin la supervisión de un profesional, puede llegar a resultar muy dañino. Ya que, durante el procedimiento, el fuego está muy cerca del oído y la cabeza.

Limpia tus oídos con agua

Si consideras que tienes un exceso de cera y quieres limpiarla, la manera más sana y natural es el agua.

Limpiar el oído con agua es muy sencillo. Puedes realizar esta limpieza durante la ducha, introduciendo ligeramente el dedo y dejando que el agua entre y limpie el canal auditivo. También lo puedes hacer al lavarte la cara. Esto diluirá el exceso de cera que saldrá de la cavidad del oído de forma natural.

Evita introducir objetos en los oídos

El revestimiento de nuestros oídos es muy delicado y se puede dañar muy fácilmente si introducimos objetos punzantes o metálicos para intentar extraer el cerumen. Este tipo de objetos no son necesarios para mantener una correcta limpieza de oídos. Y, sin embargo, su uso erróneo puede llegar a resultar contraproducente, provocando daños en el sistema auditivo.

Limpia tus oídos con actividades cotidianas

Puede que haya algún momento en que te notes incómodo o con un oído taponado. Una manera sencilla para evitar molestias puede ser masticar un chicle, esto ayuda a mitigar la sensación de taponamiento. También puedes hacer ejercicios de movimiento de mandíbula.

Acude a tu centro de audición

Te aconsejamos que acudas  a un profesional en un centro de audición. En caso de que necesites diluir un tapón de cera, te recomendará el procedimiento más apropiado.

Un especialista puede indicarte la aplicación de unas gotas en el oído que ayudarán a la disolución del tapón. También existen sprays para el oído que, gracias al docusato sódico y el etoxidiglicol, ayudan a una rápida disolución.

En caso de ser necesario, el otorrino puede optar por introducir una jeringa otológica con agua para desatascar el tapón y extraerlo. En cualquier caso, no son procedimientos invasivos y se llevan a cabo rápidamente.

¿Cómo puedo evitar un exceso de cera en el oído?

Para evitar tener que acudir al otorrino por la acumulación de cera en el oído, hay algunos hábitos o remedios caseros que pueden ayudar:

  • No usar bastoncillos de algodón. Pueden llegar a empujar la cera dentro del oído en lugar de extraerla, además podrían irritar el canal auditivo y llegar a obstaculizar la extracción de cera.
  • Mejor duchas que baños. Al sumergir la cabeza por completo en la bañera pueden introducirse bacterias en el canal auditivo y terminar provocando una infección en el oído medio.
  • No introduzcas ningún cuerpo extraño en el oído. El oído es uno de los sistemas más delicados de nuestro organismo y su buen estado depende de pequeños elementos que funcionan como engranajes. Si el objeto que introduces afecta al canal auditivo podría causar daños permanentes.
  • No hagas oídos sordos a los problemas de audición. En caso de duda, siempre es recomendable acudir a un especialista y, de este modo, garantizar que sigues el procedimiento adecuado frente a cualquier molestia.

Este sitio utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información