¿Qué es la fatiga auditiva?

La vida en la ciudad ofrece un abanico inmenso de posibilidades, pero también exige un ritmo de vida frenético que no todo el mundo es capaz de seguir.

Una de las principales consecuencias de vivir en ella es la sobreexposición constante al ruido. Es tan frecuente que terminamos interiorizándolo y asumiéndolo como parte de nuestra rutina diaria.

Esto puede terminar causando fatiga auditiva, un tipo de trauma que afecta a nuestra salud auditiva.

La fatiga auditiva

Tendemos a pensar que el oí­do no sufre ante la magnitud y los niveles de ruido. El oí­do hay que cuidarlo porque es irremplazable y una parte muy delicada de nuestro organismo. Es el órgano necesario para recibir sonidos y poder oír correctamente.

Por eso, factores como el ruido, la edad y otros agentes externos como la humedad y el calor interfieren en la salud auditiva y en el estado de la audición. De estos tres elementos, el ruido es el que más debe tenerse en cuenta, ya que el paso del tiempo es inevitable y los agentes externos solo podrán ocasionarnos una leve infección de oído. 

Los festivales de música, poner el volumen de nuestros dispositivos muy alto durante muchas horas y los niveles de contaminación acústica a los que estamos expuestos las personas que vivimos en las grandes ciudades ponen en riesgo la salud de nuestros oídos.

Una de las dolencias auditivas que produce el mal control del ruido es la fatiga auditiva. La persona que sufre una sobreexposición de un fuerte ruido desarrolla una pérdida de audición temporal. Esta fatiga auditiva no se da de forma permanente, sino que suele durar entre 2 y 16 horas hasta volver a oír como lo hacíamos antes.

La fatiga auditiva es un problema auditivo muy común debido al exceso de ruido al que estamos expuestos. Se define como un descenso del umbral auditivo que implica una reducción no irreversible de la capacidad auditiva. No es un daño permanente, pero si se prolongase durante varios periodos de tiempo es recomendable acudir al especialista en audiología, ya que el oí­do interno podría haber sufrido algún daño.

La fatiga auditiva o el trauma acústico se produce por un ruido intenso y de corta duración dañando el nervio acústico y las células del oí­do interno.

Revisa gratis tu audición

Comprueba ahora y totalmente gratis tu salud auditiva con un estudio audiológico completo y en un centro de confianza cerca de tu domicilio.

¿Cuáles son los sí­ntomas de la fatiga auditiva?

La fatiga auditiva se caracteriza por dos síntomas muy concretos: 

  • Pérdida de audición: la persona nota una disminución de la percepción auditiva.
  • Pitidos en el oído: es decir, acúfenos o tinnitus.

¿Qué soluciones pueden ayudar a aminorar esta molestia auditiva?

Si se reduce la exposición continua y periódica al ruido, la fatiga auditiva no suele ir a más y el sistema auditivo no sufre ningún daño mayor. Para protegerlo, estos son los consejos que tienes que seguir:

  • Los protectores auditivos son los mejores amigos de tu salud auditiva
  • Guardar una distancia de seguridad con altavoces o fuentes de sonido
  • Tener en cuenta siempre la detección temprana y la prevención auditiva

Por miedo, prejuicios o desinformación, muchas personas con pérdida auditiva cometen el fallo de no pedir un diagnóstico hasta pasado mucho tiempo o, incluso, habiéndose sometido a un estudio de audición, no ponen remedio a su problema, usando audífonos, por ejemplo. Es un error evitable que, además de afectar a su sistema de audición, también puede terminar perjudicando sistema cognitivo.

En Miaudífono te ponemos en contacto con los mejores profesionales para que puedas revisar tu audición sin ningún coste para ti en el centro auditivo más cercano a tu casa.

¿Sabías que...?

Conoce más y mejor todo lo que rodea al mundo de la audición con los contenidos de nuestro blog: consejos, novedades y toda la información que estabas deseando escuchar.

Este sitio utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información