¿Qué es la atresia?

¿Existen enfermedades congénitas también en el oído? La respuesta es sí. Se suelen dar en el oído externo e incluyen las malformaciones menores y mayores del pabellón auricular y las atresias o estenosis parciales del conducto auditivo externo.

Para conocer mejor cómo se desarrollan estas malformaciones de nacimiento sigue leyendo sin perder detalle.

Déjanos ayudarte y dinos qué necesitas

 

¿Qué es la atresia?

La atresia es un defecto de nacimiento que puede derivar en sordera y que solo tiene un tratamiento posible: la cirugía. Desarrollar atresia congénita del oído significa padecer una ausencia parcial o total del desarrollo del conducto auditivo. Ya que se produce como una malformación de nacimiento, cuando se desarrolla, lo hace con mayor frecuencia en los bebés.

Por definición, la atresia es la imperforación u oclusión de un orificio o conducto normal del cuerpo humano. Y en relación con el oído, también puede llamarse estenosis y está muy relacionada con la microtia. Forman parte de algunas de las enfermedades del oído donde se percibe una ausencia total de la oreja o un crecimiento anormal de ella.

Grados de atresia y microtia

Existen varios grados en lo referido a esta malformación del crecimiento del pabellón auditivo externo desde los casos más leves a los más graves. Como por ejemplo, desde una mínima malformación o que exista sólo una pequeña parte del cartílago o porción de piel, a la ausencia total de oreja.

Algunos niños nacen con lo que se conoce como atresia o estenosis del canal auditivo externo. Esto es una malformación del mismo por falta de un correcto desarrollo y suele derivar en pérdida auditiva. Esta falta de audición se produce porque el sonido no es conduce correctamente hasta el oído medio y el oído interno. Por lo que los niños que padecen atresia congénita del oído, viven con un oído sin desarrollar y además, sin tener la mejor salud auditiva.

Las personas que sufren atresia tienen un revestimiento óseo que separa su conducto auditivo externo del oído. En casos de atresia total no existe conducto auditivo externo; en su lugar hay una obstrucción completa del orificio externo en la piel. Cuando la atresia no es total, el canal auditivo se estrecha de forma anormal.

Tratamientos y operación

Para tratar la atresia y evitar la pérdida auditiva es necesario el tratamiento quirúrgico, aunque también existe otra opción: un implante auditivo de conducción ósea que hace que sea posible superar la obstrucción del canal y que el sonido llegue al oído interno.

Esta opción alternativa al tratamiento quirúrgico de la atresia, cada vez es más utilizada para poner solución a esta patología auditiva. La implantación de estos dispositivos de conducción ósea tiene la peculiaridad de estar conectados a varillas de titanio o a una placa magnética incrustada mediante cirugía en el hueso del cráneo. Para que la implantación funcione de forma correcta, estos dispositivos de conducción ósea deben estar conectados con el hueso del cráneo para que el la conducción del sonido hacia el oído interno sea efectiva.

Sabiendo todo esto y conociendo la explicación de esta patología del oído poco común, ya te imaginas que el nombre de «dispositivo auditivo anclado al hueso» proviene de la relación de conectar el implante auditivo al hueso del cráneo.

Consúltanos si sigues teniendo dudas sobre la evolución de esta patología auditiva para seguir cuidando la salud de tu oído día a día.

Fuente:
https://www.stanfordchildrens.org/es/service/microtia/faq

¿Sabías que...?

Conoce más y mejor todo lo que rodea al mundo de la audición con los contenidos de nuestro blog: consejos, novedades y toda la información que estabas deseando escuchar.

Este sitio utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información