¿Qué son las células ciliadas y dónde se encuentran?

La definición de células ciliadas, como su propio nombre indica, son las células que tienen cilios. Si queremos ubicarlas en el cuerpo humano, diremos que tenemos células ciliadas en el oído y también en la nariz.

Los cilios son prolongaciones cilíndricas delgadas que se presentan como proyecciones de la membrana plasmática, con una estructura interna formada por microtúbulos ordenados de forma concreta y por proteínas que posibilitan su movimiento.

Como mencionábamos anteriormente, como las células ciliadas se encuentran en el sistema auditivo y en la nariz, vamos a explicarte desde su funcionamiento hasta los daños y alteraciones que pueden llegar a sufrir.

Estas células también reciben el nombre de células neurosensoriales y si te estás preguntando en qué partes del oído se encuentran, la respuesta es en el órgano de Corti que se encuentra en el oído interno y su principal función es la audición. También es frecuentemente conocido como la cóclea o el caracol.

Las células ciliadas pueden ser internas o externas y son la clave para que haya audición, es decir, se encargan de la detección del sonido. Sin la existencia de las células ciliadas, la capacidad auditiva se vería mermada y obviamente, la persona no tendría una audición correcta y normal.

En cuanto a los tipos, las células ciliadas internas se encargan de enviar la información al cerebro y responden a estímulos intensos y las células ciliadas externas, recepcionan la información de las internas y del cerebro y responden a estímulos de baja intensidad funcionando como filtro modulador.

Conviene no olvidar que las células ciliadas internas están conectadas al nervio auditivo, parte imprescindible del oído, responsable del equilibrio y la función auditiva.

Células ciliadas respiratorias

No está de más conocer que existen este tipo de células en vías respiratorias. La conexión que existe entre el oído, la nariz y la garganta es necesaria conocerla para saber que hay muchas afecciones o, en este caso, células que se comparten entre sí.

Las células ciliadas que se localizan en el aparato respiratorio son células del epitelio cilíndrico con cilios especializados. Abarcan varias funciones principales como la implicación en la limpieza de las vías respiratorias, el desplazamiento de los gametos y contribuir a regular el balance hídrico en los órganos excretores, la circulación de fluidos en la cavidad celómica, el sistema nervioso, el filtrado de partículas en los bronquios.

¿Cómo se dañan las células ciliadas?

¿Sabes cuántas células ciliadas tiene el cuerpo humano? Alrededor de 23.000 células ciliadas. Aunque pueda parecer que son muchas o que sean infinitas, pueden llegar a dañarse. ¿Pero cómo y por qué sucede esto?

Ya explicamos que las células ciliadas internas del oído transforman el sonido físico en sonido eléctrico para que el cerebro pueda procesarlo e interpretarlo. Pues bien, cuando sometemos a nuestros oídos a una exposición intensa o demasiado alta de ruido, se ven afectadas y causan daños en el sistema auditivo: pérdida de audición, hipoacusia u otras molestias o dolor de oídos.

Por ello es vital realizar revisiones de oídos anuales, en el caso de no presentar patologías o síntomas previos, para comprobar que no existen alteraciones dentro de nuestro oído. Los centros auditivos y consultas de otorrino son los espacios únicos a los que debemos acudir para examinar nuestra salud auditiva.

Regeneración de células

¿Cómo se regeneran?

Cuando el mal ya está hecho o cuando ya no hay marcha atrás porque no hemos hecho los deberes a tiempo en materia del cuidado de la salud de los oídos nos surge una pregunta: ¿es posible recuperar las células ciliadas?

Una vez que las células ciliadas mueren, no se reproducen. Se pierden para siempre. Lo que provoca problemas de audición al ser dañadas. De ahí, que la persona que tiene las células ciliadas muertas experimente signos de pérdida auditiva y no oiga bien.

¿Y qué podemos hacer para que tenga lugar el deterioro de estas células? Quizás no sea demasiado tarde para aprender que debes bajar el volumen de tus auriculares, usar tapones para el oído si vas a asistir a conciertos o festivales o si vas a presenciar un espectáculo pirotécnico.

La buena noticia es que existen estudios e investigaciones que pretenden conseguir una regeneración de estas células del oído interno para que sustituyan genéticamente a las dañadas.

Este sitio utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información