¿Qué es y qué estructuras hay en el oído medio?

Haciendo referencia a su nombre, el oído medio es la parte intermedia desde que el oído capta el sonido hasta que el cerebro recibe esos impulsos eléctricos. Si el oído externo se encarga de la captación del sonido, la definición del oído medio se resume en el viaje del sonido hasta llegar al oído interno.

¿Pero qué es realmente el oído medio? Es la parte ubicada entre la ventana oval y el tímpano. Su anatomía se compone de los tres huesecillos: martillo, yunque y estribo que nos hemos aprendido de carrerilla en el colegio y que forman la cadena de huesecillos y de la ventana oval, la ventana redonda y la trompa de Eustaquio.

Fisiología y función del oído medio

La cadena de huesecillos, es decir, los huesos del oído medio (martillo, yunque y estribo) conectan la ventana oval con el tímpano y acogen la función de transmitir el sonido.

El martillo o músculo tensor del tímpano posee cabeza, cuello y mango o manubrio, así como una apófisis corta. El martillo está íntimamente insertado entre las capas de la membrana timpánica en su porción del mango.

El yunque es una pequeña estructura ósea que posee una zona plana llamada cuerpo y otra superficie articular que está unida al martillo. Para saber dónde está el yunque diremos que se localiza dentro del oído justo después del martillo y antes del estribo, por eso, su función principal es mantener la conexión entre el martillo y el estribo. Como dato curioso debes saber que solo los mamíferos poseen este hueso que su nombre proviene del latín incus y su forma precisamente presenta la forma de un yunque de un herrero.

Para explicar qué es el estribo podemos empezar por decir que es el hueso más pequeño del cuerpo humano y que mide entre 2,5 mm y 3 mm. Se localiza en la caja del tímpano y presenta la forma del estribo de un jinete. Pero lo más importante es que es vital en la función de la audición junto a los otros dos huesecillos. Su anatomía está configurada por un área llamada cabeza, la base o platina y dos extremos conocidos como ramas.

En conjunto, los tres huesos que forman la cadena de huesecillos tienen una longitud de 18 milímetros y conforman el completo dibujo del oído y sus partes.

Fuente: Wikipedia

La ventana oval comunica la membrana timpánica con el oído interno. Sobre ella descansa el estribo y es la última zona por la que pasa el sonido tras la vibración del tímpano y conducido hacia el martillo, yunque y estribo. La ventana oval es la membrana que recubre la cóclea y es algo similar a un transformador acústico.

La presión en la ventana oval es mucho mayor que en el tímpano, ya que el tamaño del tímpano es mayor que el de la ventana oval. La ventana redonda usa a la ventana oval como canal para vibrar en sentido contrario a las vibraciones que entran a la cóclea.

La trompa de Eustaquio también es un elemento conector dentro del oído. En este caso, conecta la garganta con el oído medio. La trompa de Eustaquio tiene como función principal equilibrar la presión del oído medio para garantizar que el tímpano transmite las ondas sonoras al nervio acústico. Su nombre procede de la particular forma tubular que presenta y sabremos cuándo se abre y se cierra en el momento de tragar, bostezar o estornudar igualando la presión de aire tanto en el interior como en el exterior. Además, esta parte del oído se encarga de protegerlo de posibles entradas de líquido.

Enfermedades y patologías del oído medio

Los trastornos y patologías auditivas que pueden originarse en el oído medio son varios y pueden afectar a cada una de las partes de esta zona del oído.

Por ejemplo, podemos sufrir una otosclerosis cuando el estribo crece de manera anormal, la persona empieza a perder audición progresivamente pero gracias a una intervención quirúrgica llamada estapedectomía puede solucionarse.

La Trompa de Eustaquio puede sufrir también algún tipo de lesión o estar obstruida y se presenta con síntomas de: dolor de oído, presión en el oído, zumbidos o pitidos o pérdida de equilibrio. Debido a los cambios de presión que experimentamos al subir un puerto de montaña o en el momento de despegue o aterrizaje, podemos sufrir una sensación de taponamiento de oídos. Esto es debido a que existe un desequilibrio entre la presión del oído medio y la presión barométrica. Es por ello que a esta patología se la conoce con el nombre de barotrauma o barotraumatismo.

Para encontrar el mejor tratamiento o solución que aliviará el taponamiento de la trompa de Eustaquio recurriremos a bostezar, masticar un chicle o beber agua. En el caso de los bebés, el chupete bastaría, ya que estimula el reflejo de la deglución.

Este sitio utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información